Inicio / Noticias / Ethel Vázquez avanza el final tras el verano de la mejora de seguridad viaria en la carretera PO-308 y la senda entre el Covelo y Raxó
09/07/2019 - 03:13

Poio (Pontevedra), 9 de julio de 2019.- La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, junto con el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, supervisó hoy las obras de mejora de seguridad que se están ejecutando en la carretera PO-308, en Poio, que estarán finalizadas después del verano, tras la inversión de más de 4,1 millones de euros.

Vázquez Mourelle subrayó que el Gobierno gallego, sumadas las actuaciones que se están llevando a cabo y las previstas, movilizará unos 6,5 millones de euros para incrementar la seguridad viaria en esta vía autonómica a su paso por el municipio de Poio.

Concretó que los trabajos que se están acometiendo actualmente avanzan a buen ritmo, ya que el itinerario está alrededor del 87% y la obra de eliminación del trecho de concentración de accidentes entre O Covelo y A Granxa se encuentra al 63%, pues comenzó más tarde.

Explicó que la senda, con una longitud de 3,7 km, permite completar un itinerario seguro y sostenible desde la travesía de Samieira hasta el final de la travesía de Raxó, donde conectará con las aceras ya existentes.

La intervención también contempla actuaciones complementarias para garantizar una mayor funcionalidad, con zonas de aparcamiento, sistemas de recogida de aguas, renovación de la iluminación o una nueva capa de rodadura en el trecho inicial de la travesía de Raxó.

Destacó que en el que se refiere a la supresión del tramo de concentración de accidentes, la Xunta está actuando en un trecho de algo más de 4 km, ejecutando la mejora de intersecciones, con la construcción de varias semiglorietas y dos glorietas, carriles centrales de espera para los giros, y de aceleración y desaceleración, para facilitar las incorporaciones y salidas de la carretera.

Recordó que estas dos actuaciones vienen a sumarse la otros dos proyectos de sendas en esta misma carretera, y que se está complementando con otro proyecto para mejorar la seguridad viaria en Poio, igual que en Raxó y Samieira.

Indicó que es precisa la colaboración leal y constructiva del ayuntamiento porque se trata de actuaciones que resuelven problemas reales de los vecinos y, en cuestiones, como estas la cooperación es imprescindible para llevar a buen camino las iniciativas.

Señaló que el Gobierno gallego expropió los terrenos y colaboró para la renovación de las conducciones de abastecimiento, posibilitando una nueva conexión a la PO-308 desde el viario municipal de Raxó, por lo que espera contar con el ayuntamiento para todas estas iniciativas de mejora de la seguridad viaria.